¿Te sientes hinchada y no logras adelgazar aun sin comer mucho?

Es un problema recurrente que cada vez manifiesta más gente y en este artículo trataremos de contarte el principal motivo por el cual te sucede esto, pero antes de eso me vas a permitir que te ponga en antecedentes.

Quizás sería necesario explicar que estamos sometidos a una sobrecarga de toxinas diariamente, nuestra alimentación consta cada vez más de productos que contienen un montón de colorantes, edulcorantes, conservantes y unos cuantos …antes más que es mejor ni pensarlo.

Y no me digas que solamente comes productos de la huerta que cultivas tu mismo y animales que también crías porque, aun cuando tendrán menos porquerías sin duda, no se libran de los sulfatos, abonos o contaminación que están en el aire, en la tierra y en el agua.

Esta contaminación te ataca directamente, por supuesto, pero no solamente ésta sino también la contaminación de las muchas energías electromagnéticas con las que convivimos a diario (móviles, wifi, …) ¿de veras crees que todo esto no te afecta?.

El caso es que tu cuerpo recibe todo esa “basura” del exterior y además él mismo genera otra serie de “basura”, los deshechos que proceden de los procesos metabólicos, veamos cuales son.

Pixabay Image 231869Te alimentas (bueno casi por decirlo mejor, comes), el sistema digestivo recoge los nutrientes y deshecha lo que no puede o no necesita absorber, digamos que aquí queda una bolsa de basura de las que genera tu cuerpo.

Además te mueves, es decir, tu cuerpo se mueve y para eso necesita energía, la consigue cogiendo esos nutrientes (ahora almacenados) y quemándolos, pero al igual que cuando haces una hoguera, también eso deja unos restos. Pues nada, otra bolsa de basura más que tu cuerpo genera, y aun nos queda una más.

Todos necesitamos respirar para vivir, y por lo tanto respiramos. Al hacerlo conseguimos llevar oxígeno a nuestras células que lo necesitan y aprovechan, una vez consumido expulsan dióxido de carbono o CO2, esta es la tercera bolsa de basura que genera tu cuerpo.

Toda esa “basura”, todas esas toxinas son la principal causa de esos síntomas que te comentaba al inicio de este artículo, lo peor de todo es que esos molestos efectos anti-estéticos pueden ser simplemente la antesala a problemas mucho más graves.

Es posible que estés pensando, “¡Dios mío! con tanta basura hace falta un camión para eliminar todo eso”, ¿no te parece?. Pues no estás muy desencaminada o desencaminado, pero esto te lo cuento en el próximo artículo, además de eso te explicaré ¿qué herramientas tiene tu cuerpo para deshacerse de estos deshechos?, ¿cuáles son los 4 filtros que emplea para ello? y ¿por qué fallan esos filtros y qué consecuencias tiene para ti?.