No digo nada nuevo si comento que existen muchos elementos en la naturaleza cuya ayuda para perder peso puede ser muy satisfactoria. Hoy quiero hablaros de uno de ellos, se trata de la Opuntia ficus-indica L. Miller, o como se le conoce por su nombre corto el Nopal, una chumbera que crece de forma espontánea en los países mediterráneos y en América Latina.

Planta de nopal

Nuestro interés en esta planta se centra en cómo utilizarla para adelgazar, y para ello debemos poner el foco en sus hojas, ya que la fibra de la que están formadas puede ayudarnos a encontrar la respuesta a la cuestión sobre cómo bajar peso. Estas fibras, cuando las ingerimos forman una especie de gelatina en el tubo digestivo, y esta gelatina se retienen agua y nutrientes como las grasas y azúcares. Lo fantástico de la fibra del nopal es que puede atrapar hasta un 30% más de grasas que cualquier otra fibra soluble, y luego se elimina por vía fecal.

En un lenguaje más directo, la fibra de nopal atrapa las grasas y azúcares impidiendo la digestión y absorción de las mismas, con lo cual no solo contribuye a perder peso, sino que también provoca la disminución de la tasa de colesterol y facilita el tránsito intestinal y la eliminación de toxinas.

Pero es que además de servirnos para quemar grasas, el nopal provoca que la absorción de los azúcares sea más lenta y esto es fundamental si lo que deseamos es perder peso, ya que de este modo se prolonga la sensación de saciedad en el organismo, ayudándonos a evitar el picoteo entre horas.

Además, el nopal también contiene vitaminas B2, B3 y C, calcio y hierro, 17 aminoácidos distintos y carotinoides; y es precisamente gracias a su riqueza en aminoácidos que forma parte de las proteínas vegetales que promueven la movilización de líquidos en el torrente sanguíneo, disminuyendo la celulitis y la retención de líquidos. Por lo tanto es un elemento a tener muy en cuenta para dietas de cualquier índole que busquen perder peso o reducir el colesterol.