Pues tanto el frío como el calor son muy beneficiosos

Desde tiempos de los romanos, e incluso anteriormente, ya se sabía que la aplicación de frío y de calor era beneficiosa para nuestra salud y también para nuestra belleza.

Hoy me gustaría dejar simplemente unas pinceladas sobre lo que cada una de estas “pastillas naturales” hacen en nuestro organísmo.

Efectos del calor:

  • Aumento de la vascularización, provocando por lo tanto un mayor flujo de sangre y una disminución de la tensión arterial.
  • Disminución de la inflamación sobre todo en el caso de inflamaciones crónicas.
  • Aumento de las defensas en todo el organismo.
  • Funciona como analgésico.
  • Provoca un aumento de la frecuencia respiratoria.
  • Fluidifica las mucosidades.
  • Actúa como laxante sobre el aparato digestivo, aumentando el peristaltismo.

Efectos del frío:

  • Provoca vasoconstricción.
  • Tiene efecto anestésico y analgésico.
  • Aumenta la tensión arterial.
  • Genera procesos anti-inflamatorios, ya que hace disminuir la llegada de sangre a un determinado lugar.
  • Ayuda a aliviar inflamaciones vasculares como jaquecas o migrañas.
  • Sirve para disminuir la fiebre.
  • Se usa para el tratamiento de insolaciones y golpes de calor.

La combinación de frío y calor, a las temperaturas adecuadas y la cantidad adecuada desencadena además otro tipo de reacciones que también son muy beneficiosas, la más obvia es la “gimnasia vascular”, que sirve para reforzar las paredes de las arterias, venas y capilares que forman el aparato circulatorio y que se produce por el cambio entre vasodilatación y vasoconstricción.