Las manos son una de las partes del cuerpo que más exponemos en el día a día y por lo tanto son un reflejo de más de nuestra belleza, una buena manicura se encargará de cuidarlas e hidratarlas correctamente tomando especial interés en las uñas.

Dos de los servicios que más demanda tienen desde hace ya varios años, son las uñas de gel y los esmaltados semi-permanentes. Dos técnicas parecidas que dejarán tus uñas perfectas y con un aspecto muy natural. El nexo común a ambas es que se emplea una lámpara para fijar el esmalte y que éste sea más sólido y duradero, aunque también hay diferencias fundamentales entre una y otra técnica.

El esmaltado semi-permanente se aplica sobre tu uña natural y por lo tanto esta técnica no permite modificar la forma de la uña, las ventajas que aporta son, por una parte que su precio es más económico que las uñas de gel y por otro lado que se trata de un esmalte de mayor resistencia con lo cual es más difícil que se salte al golpear la uña o con el trabajo o la limpieza diaria.

En nuestro centro podrás elegir entre un esmaltado semi-permanente de 7 días y uno de 15 días de duración GARANTIZADA, si tienes cualquier problema con él en ese plazo, te lo rehacemos gratuitamente, aunque a muchas clientas les dura bastante más de ese tiempo.

El esmaltado de 15 días es necesario que lo retiremos en nuestro centro porque requiere de un proceso para hacerlo para no dañar tus uñas, por cierto, no cobramos por retirarlo siempre y cuando lo hayas puesto con nosotros 😉

El esmaltado de 7 días normalmente sale de forma más sencilla, como si fuese una pegatina, aunque hay casos en los que se resiste y si lo ves conveniente también puedes venir a retirarlo a nuestro centro de forma gratuita.

Las uñas de gel se pueden aplicar sobre tu uña natural o se pueden emplear unos “tips” que sirven para extender y modificar o corregir la forma de tus uñas. Gracias a estos “tips” podemos por ejemplo recuperar unas uñas mordidas y dejarlas perfectas, o dar una forma concreta a la uña, lo que añade una ventaja más al esmaltado semi-permanente, además el gel es todavía más resistente aunque eso sí aumentará un poco el grosor de tu uña.

También es conveniente que sepas que las uñas de gel necesitan cada cierto tiempo, que dependerá del ciclo de crecimiento de tu uña natural, realizar un mantenimiento para rellenarlas ya que sino se notará la diferencia entre la parte que ha crecido nueva en la zona próxima a la cutícula y el resto de la uña.

Si eres de las te gusta llevar siempre unas uñas bien cuidadas, esta es una buena opción para ti, y también lo es en caso de que te muerdas las uñas ya que aun así lucirás una manicura impecable.

Es necesario retirarlas en el centro ya que la limpieza de las mismas se hace con un torno eléctrico y sin dañar la superficie de tu uña.

Eso sí, tanto en los esmaltados semi-permanentes como en las uñas de gel, tienes disponibles una gran cantidad de colores para estar siempre a la última, en ambos casos es posible realizar una decoración sobre ellas y también es posible hacerlo en las uñas de los pies.