Número 1. ¿Te gusta pasear por el mundo con miles de millones de cadáveres sobre tu piel?. El peeling elimina las células muertas.

Las células de la piel se renuevan cada 28 días teniendo su origen en la membrana basal y subiendo a la superficie atravesando las distintas capas o estratos de la dermis y la epidermis, al tiempo que se van modificando y generando distintas sustancias, al finalizar llegan a la parte más superficial de la piel, la que está en contacto con el exterior llamada estrato córneo. Durante este proceso van desplazando las células ya existentes de abajo hacia arriba en un ciclo continuo.
Resulta interesante en este punto señalar que según los estudios del investigador sueco Jonas Frisen las células cutáneas que están en el estrato córneo tienen una vida de unas 2 semanas y que el cuerpo genera unos 500 millones de células muertas de este tipo diariamente; de ahí la pregunta que encabeza este primer punto.

Como verás es importante para que estas células muertas se eliminen para que el mayor órgano del cuerpo, la piel, pueda desempeñar bien su trabajo y lucir hermosa.



Número 2. ¿Podrías respirar bien si te taponan la nariz y la boca con una gasa? El peeling purifica y oxigena la piel.

Si no eliminamos las células muertas que están en la capa superficial de la piel, éstas impiden respirar correctamente ya que estarán obstruyendo los poros. Gracias a la exfoliación retiraremos estas células que ya no son válidas a través de una descamación superficial, permitiendo de este modo que exista una mejor oxigenación y también una mejor eliminación de las toxinas. El resultado es una piel con más vida, más suave y luminosa.

Número 3. “¡Menudo bronceado más bonito!” Lo conseguirás y será más duradero gracias a un buen peeling corporal.

Tener un tono de bronceado más bonito, más natural y uniforme en todo el cuerpo es crucial para que luzca bien, y para que todo esto pueda suceder tienen que darse las circunstancias adecuadas en nuestra piel. Desde luego si hay zonas en las que tenemos una obstrucción motivada por las células muertas que llevan ahí depositadas durante meses o años, difícilmente lo lograremos.

Lo normal en estos casos es que unas zonas tengamos más intensidad de color y en otras menos ya que los rayos solares incidirán de manera diferente y estimularán de manera diferente las células encargadas de producir el bronceado, los melanocitos.

Además los productos que apliquemos para intensificar el bronceado se verán también bloqueados por las mismas células muertas haciendo que su función sea más limitada y menos uniforme.


Número 4. El peeling mejora la acción de los productos que apliquemos sobre la piel.

Podemos utilizar la mejor crema hidratante, el mejor anticelulítico o el más sofisticado bronceador, que si no consigue llegar a contactar con la piel no será eficaz, y si consigue llegar a la piel pero sus principios activos no logran penetrar al interior tendrá también una acción muy escasa.

Por lo tanto si no disponemos de una piel limpia de impurezas estaremos perdiendo gran parte de la inversión que hayamos hecho en cualquier producto o tratamiento que estemos realizando sobre nuestra piel, y por supuesto la mejor manera de eliminar estas impurezas producidas tanto por células muertas como por restos de maquillaje o de cosméticos, del sudor o de la polución, es a través de una exfoliación adecuada.

El peeling debería ser el punto de partida para cualquier tratamiento estético porque permite que los principios activos que vamos a emplear penetren mejor en la epidermis.

Número 5. ¿A quién no le gusta recibir un masaje?. El peeling es un tratamiento muy agradable.

Al contrario de lo que mucha gente cree, el peeling es un tratamiento muy agradable.  La sensación no es como la de un masaje relajante porque el producto que se utiliza provoca una fricción que genera un calor muy placentero. Luego se retira el producto con unas toallitas húmedas o con una ducha lo que nos deja la piel fresca y se finaliza con un ligero masaje con algún aceite que sirva para hidratar o con una mezcla de aceites que aporte hidratación y nutrición dependiendo de la necesidad de cada piel. Todo ello envuelto con una música suave y a la tenue luz de unas velas hace de este sencillo, pero completo tratamiento, un auténtico placer para los sentidos a la par que cuida también de nuestra salud.


Número 6. A que no te gusta tener manchas, ni espinillas, ni puntos en la piel.

Pues te conviene saber que muchas de estas imperfecciones tienen su origen en un déficit de algún tipo de nutriente o en la imposibilidad de eliminar los desechos en forma de toxinas que el organismo saca al exterior a través del sudor.

La acumulación de células muertas sobre la piel impide o dificulta que todos estos procesos se desarrollen de forma adecuada y a la larga pueden derivar en la aparición de estos problemas, o provocar pequeñas alteraciones en el ph, el nivel seborreico, etc.

Una vez más, una buena forma de ayudar a que estas desagradables situaciones no nos afecten es retirar esas células muertas que obstruyen los poros y que evitan que la piel pueda respirar y nutrirse correctamente.

Número 7. Reduce la posibilidad de padecer un cáncer de piel.

Pues eso es lo que nos dice la Academia Española de Dermatología y Venereología, ya que investigaciones recientes indican que los peelings estimulan a nivel interno las células de Langerhans que tienen una función inmunológica, activando la proteína p53 que se encarga de regular un oncogén, motivo por el cual ayudaría a prevenir el melanoma. En términos más cercanos parece ser que el peeling al ayudar a renovar las células de forma más rápida reduce la probabilidad de sufrir un tumor.

Desde este mismo ente se indica que es posible que a largo plazo, no solo se recomienden cremas con factor de protección solar para evitar los melanomas, sino también los peelings de aplicación diaria en forma de gel o los peelings blandos que se realizan en las consultas de los dermatólogos o en los centros de belleza.

De modo que solo podemos llegar a una conclusión “¡¡ Tienes que hacerte un peeling !!”. Realmente es cierto debes hacerte un peeling cada semana o cada 15 días, en casa si lo prefieres, en nuestra página de facebook tienes una fórmula de peeling casero muy fácil y económica,  y al menos 1 vez cada cambio de estación en tu centro de belleza.

Por cierto, ¿ya has visto nuestras propuestas de peelings?, tenemos un abanico muy amplio para que puedas elegir el que más te gusta y el que mejor te encaje.